jueves, 4 de junio de 2009

Sobre Frida

Autor: Cynthia Sabat

Noviembre 2002


Durante seis años la actriz mexicana Salma Hayek acarició el sueño de que el público masivo descubriera de su mano a Frida Kahlo, esa mujer misteriosa y artista transgresora que llegó a convertirse en un ícono de la cultura mexicana. Finalmente, apoyada por la poderosa Miramax, Hayek logró reunir, además del coraje necesario para concretar tan arriesgada tarea, un elenco y un equipo de filmación por demás prometedores, que aportaron con generosidad sus talentos para que “Frida” fuera una verdadera obra colectiva.


Con la famosa biografía escrita por Hayden Herrera como punto de partida, y un guión que pasó por varias manos (por las del hijo de Gabriel García Márquez, Rodrigo García, y el novio de Hayek, Edward Norton, entre otras), “Frida” recorre los principales hitos en la vida de la artista y hace de su volcánica relación con el muralista Diego Rivera, un duelo de titanes que concentra la mayor tensión del film. “Frida” mira a su heroína con ojos curiosos, se fascina con el romanticismo que existe en toda revolución y en toda transgresión de las convenciones políticas, estéticas y sexuales, y deja de lado la ambición de aportar nuevas lecturas, para convertirse – y convertir a Frida Kahlo- en un sofisticado espectáculo.


El equipo encabezado por la directora Julie Taymor, quien vuelve a desplegar su deslumbrante preciosismo visual -como lo hizo en su película anterior, “Titus”- eligió hacer de la película una “pintura en movimiento” mediante una total subordinación de la estética del film, al mundo interior de la protagonista, tal como lo pinta en sus cuadros y tal como lo describe en sus cartas y diarios íntimos. El peligro que enfrenta toda biopic sobre un personaje avasallante –especialmente si se trata de un artista visual- es el de quedar fascinado al punto de poner en peligro la perspectiva original que constituye la razón la ser de toda película. En este sentido “Frida” pierde por momentos la distancia, pero la originalidad se recupera especialmente en las secuencias de animación, en las que mediante el uso de modernos efectos visuales al servicio de un surrealismo sintético, Taymor describe las secuelas del accidente de tranvía que sufre Frida en su adolescencia y el viaje de Frida y Diego a Nueva York. Hasta imagina a Diego Rivera en la piel de King Kong y a Frida en el de su pequeña víctima.


“Frida” pinta una Frida Kahlo que celebra la vida a cada instante, a pesar de padecer dolores y desgracias (sus operaciones, su postración, su aborto), y a pesar de sufrir la más cruel de las deslealtades de un marido mujeriego (el affaire con su hermana Cristina), a quien la une un amor que puede soportarlo todo.


Los muchos detractores de esta película, fuera y especialmente dentro de México, le reprochan el hecho de escuchar a Frida hablando en gringo. Con una distribuidora como Miramax, y con una historia que se complace en mostrar de forma glamourosa la vida de una artista compleja, es evidente que la película no fue hecha para los críticos sino para el público internacional, al que la película sólo puede acceder, mal que les pese, si es hablada en inglés. De todas formas, el guión se las arregla para intercalar palabras en español que le dan naturalidad a los diálogos.


Salma Hayek encarna con evidente devoción y compromiso a una Frida con más rasgos de heroína que de artista “maldita”, mientras Alfred Molina –tras engordar 20 kilos para el papel- interpreta sin estridencias a un Diego Rivera bont vivant y socialista, que le disputa a Frida el protagonismo de la historia. El equipo conformado por el director de fotografía Rodrigo Prieto (“Amores Perros”) y el diseño de vestuario de Julie Weiss (“12 monos” y “ Pánico y locura en Las Vegas”); junto a la dirección de arte de Bernardo Trujillo y el aporte de los artistas digitales, lograron hacer de “Frida” un banquete visual condimentado con una pizca, en presencia y voz, de la mítica Chavela Vargas. “Frida” es un espectáculo de divulgación, destinado a despertar en muchos la necesidad de buscar a la artista detrás del personaje.


Calificación: 7 (siete)


Publicado originalmente en MCI - Megasitio de Cine Independiente (www.cineindependiente.com.ar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada