sábado, 6 de junio de 2009

Sobre Armando Bo II


Armando Bo, sin mitos
Segunda Parte
Autor: Cynthia Sabat
Publicado en 2002


MCI charló en un extenso reportaje con Denise Nagy y Rodrigo Fernández, autores del libro "La gran aventura de Armando Bo. Biografía Total " que acaba de editar la Editorial Perfil. Después de 2 años de investigación sobre la figura del mítico director Armando Bo, Denise y Rodrigo pretenden echar algo de luz sobre los aportes de Bo al cine, más allá del mito. Su etapa de deportista, sus comienzos como extra de cine, su éxito como galán, su obra como director y productor independiente. Bo convirtió tanto a su obra como a su vida, en una gran aventura. Esta es la segunda parte de este reportaje, donde Isabel Sarli y su lugar dentro del mundo del director se convierte en el tema central.




Isabel Sarli después de Armando Bo
MCI: ¿Qué pasó con Isabel Sarli después de los films de Bo?
RF: Isabel protagonizó "La dama regresa", la película de Jorge Polaco. Yo creo que él tiene una visión descentrada de Isabel, porque la entroniza como un mito femenino, y casi te diría de identificación personal.

MCI: La película de Polaco es necesariamente posterior al "mito Sarli"...
RF: Por supuesto, y más tarde, el pasaje de Isabel al teatro de revistas es la degradación final de eso. Porque viendo a Isabel en los films de Armando Bo uno podría decir que ella no actúa, que siempre hace de Isabel Sarli. Pero lo que la hace actriz es justamente todo el entorno que monta Bo para generar el deseo sobre esa persona, que ya en los último films se convierte en una especie de símbolo del deseo, porque ya no es la que era antes como parr ser tan deseada. "Una viuda descocada" fue la última película que hicieron juntos, antes de la muerte de Armando, vaya coincidencia: ese es el personaje que ha representado ella en los últimos años, desde 1981 cuando é muere.
Todo ese trabajo sobre el "mito Sarli" excluye el trabajo intelectual de Bo. Es decir, se dice "Bo no hacía un trabajo intelectual, sino que explotaba la figura de Sarli". Y esto es visto así por las feministas, que decían "menos mal que Bo se murió porque esta pobre mujer era explotada, y ni siquiera fue reconocida" ; por los intelectuales porque dicen "no, como vamos a interpretar los films de Bo si la única idea de él fue vender sus películas gracias a la imagen de Sarli"....

DN: ... Además como si no pudiera verse más allá de la beta comercial, que sí la tenía, porque ni Bo ni ella eran ningunos tontos, ambos se encargaban de vender sus productos. Como si eso descartara automáticamente todo análisis.

RF: Bo tenía una fantasía: era la fantasía de que alguien puede vivir haciendo cine. Y yo me pregunto cuántos después de él han tenido esa fantasía. La sola idea de que una persona puede vivir haciendo sus películas, filmando lo que quiere, escribiendo sus guiones, sin depender de nadie....él lo hizo, y terminó haciendo todo...quería construir todo un mundo. Dónde está el límite entre la realidad y la ficción en esto? Bo salía a vender una película, pero en el viaje que hacía a Europa contrataba siempre a un camarógrafo para que lo siguiera en su viaje con Isabel: todo lo que hacían era filmado, y después se incluía en films como "Una mariposa en la noche": las últimas películas de Bo son eso. Viajes de promoción o comercialización, filmados con cámaras de super 8, con camarógrafos alquilados, que registraban lo que hacían Armando Bo e Isabel Sarli, pero en la realidad. Después él hacía un trabajo de montaje y armaba un guión en base a eso, filmaba unas escenas más y tenía otra película. Eso pasó con Isabel Sarli en la Muralla China, que después aparece en "Ultimo amor en Tierra del Fuego".

DN: De alguna manera Armando estaba prefigurando 30 años atrás algunos conceptos que hoy aparecen como novedosos, como por ejemplo en "The Blair Witch Project".


RF: Armando Bo pone en juego un problema: ¿Cómo puede ser que en ningún reportaje ni en ningún libro sobre Bo se diga que él tuvo relaciones sexuales con Isabel Sarli? Todo el mundo lo sabe, pero una de las cosas que dice nuestro libro es eso: confirmamos que ellos hacían el amor. Isabel podría salir a decirnos que no es así...Armando Bo tenía una familia, un hijo (Víctor), y al mismo tiempo tiene un objeto de deseo, y filma para poder irse con ese objeto. Entonces uno puede preguntarse por qué Bo filmaba tanto. Bueno, una explicación pedestre sería que necesitaba filmar tres veces por año para irse con Isabel.
Hay que destacar una cosa: cuando van a filmar no van con un guión. El paisaje, lo que está detrás de los personajes no es una escenografía, es un paisaje real; ellos, cuando están frente a la cámara "hacen" de Isabel Sarli y Armando Bo. Inventan los diálogos en el momento. Entonces la cámara estaba filmando una película? O recortes? Es una especie de documental pero con intención de ficción. Entonces con una técnica parecida al collage se toman las imágenes, se inventa una historia, se escribe un guión, se sobreimprimen diálogos -porque muchas veces lo que dicen no concuerda con el doblaje- y se hace una película.
Las escenas eróticas clave de Isabel son: el baño, la pileta y el juego con los cachorros o animales. Por ejemplo cuando se baña, hay dos momentos: en uno se baña, se enjabona como haría cualquiera. De pronto sale de la ducha y empiezan una serie de tomas específicas para la cámara: Armando la filma desde todos los ángulos posibles. La idea, entonces, no es vislumbrar el erotismo en la acción, sino en la imaginación que queda de esa acción. La segunda parte de la escena del baño no es parte de una acción argumental, sino que es la representación, lo que le queda a uno en la mente, después de ser el mirón que está viendo como ella se baña.

MCI: ¿Hay un punto de comparación en estas escenas, con las de una película pornográfica?
RF: No. Porque en el momento de producción de estas escenas no existe el hardcore. Existe algo que se llama porno soft: son actores que representan la acción sexual, o sea, no están realizándolo. Habría que compararlo con eso.

DN: Además nunca estuvo en la mente de Armando hacer films pornográficos.

RF: Otra diferencia entre un film pornográfico y una película de Bo es que en los primeros hay diferentes tipos de escenas, en las que hay una introducción para que después venga lo realmente fuerte. Allí el acto sexual busca recrearse, nunca es igual: se sitúa en un gimnasio, una selva, etc. En Bo al escena sexual siempre es igual: la relación sexual en la naturaleza, la violación, los mirones mientras Isabel se desnuda, el baño con nado incluído, y los animales: Cuando Isabel se pone erótica siempre es en las mismas escenas.

DN: Y marcada por Armando. Las posiciones se las marcaba todas él, le decía "ponete así" y ella lo hacía.

RF: Armando pone su cuerpo, y después pone el cuerpo de Isabel, es como decir "Quiero que me deseen a mí, y por eso pongo esto". (...) Hay un par de hechos claves para conocer mejor a Bo que quiero destacar: el primero es el encuentro con Borges: Armando se convierte en el primer director que le pide a Borges un cuento para hacer una película. Le pide "Emma Zunz" para hacer "Días de odio". Esta película la dirigió Torre Nilsson y él la produjo: esta fue la primera película que Torre Nilson dirige solo. Armando lo llama, porque él era el hijo de Torre Ríos y le dice "querés filmar? yo te la produzco". La visión de Torre Nilsson, del intelectual, es (lo dijo en cuanto reportaje y libro hay dando vueltas): "Yo comparto con Borges una mujer: Emma Zunz" . Pero para Armando Bo Emma Zunz es una mujer de 5 hombres: del marinero, del jefe, de Torre Nilson, de él y de Borges.
El segundo hecho es Armando Bo levantándose de la película "Calígula" de Tinto Brass. El dice:
"Esto no es cine erótico, esto a mí me deja frío". Porque lo que muestra es la barbaridad de una época. "A mí no me atrae la orgía...". Claro, en sus películas no hay orgías, a lo sumo violaciones (a veces multiples).



Otro hecho muy curioso es su encuentro en el Aeropuerto de Tahiti con Benjamín Mendoza y Amor, quien fue el único pintor surrealista boliviano que existió. Participó de las bienales de San pablo, vendió sus cuadros en Nueva York. Y un día se volvió loco, se puso una sotana y lo quiso matar a Pablo VI . Después de algo más de un año, lo encadenan y lo mandan a Filipinas, y en el aeropuerto de Tahiti se lo encuentra a Armando Bo. Y le pregunta si tiene una aspirina o algo para calmar el dolor (le habían dado golpes) y Bo le dice que no tiene nada, y lo reconoce. Este es un dato importantísimo: Cómo es posible que Bo lo reconociera, si hoy en día nadie lo reconoce. Quizás se habían conocido en Buenos Aires, no se sabe. Bo cuenta en una entrevista que se sintió mal por no tener nada para calmarle el dolor. El cine de Bo puede ser visto como un calmante, una sublimación de la violencia. Bo leía a Borges, a Kafka, a Joyce pero no lo decía, esa era la diferencia con los intelectuales de la época.

MCI: ¿Quienes fueron los modelos que tomó Bo como director?
DN: Principalmente Torres Ríos, con "Pelota de trapo" y toda su filmografía anterior. Pero no solo por su mirada como director, sino por los mecanismos de trabajo. Por ejemplo Torres Ríos a veces agarraba un guión y le arrancaba 20 hojas, sin leerlas. Decía "esto es demasiado largo, y prefiero arrancarlas ahora y no perder fílmico y plata después" y Bo hizo lo mismo después. Creo que en realidad Bo nació vendedor.

RP: Sí, es parte de su pulsión artística vender. El cine se produce para vivir de él, pero no solo para vivir de él. Y él sabía vender muy bien, aunque podría haber vendido mucho más, quizás en el exterior. La gran pregunta es por qué su compañia productora SIFA quebró? No trataron nunca de diversificar el negocio, hacían películas y con lo que ganaban financiaban la próxima. Era un tema personal de Bo: nunca se asociaron a otros productores.

DN: De hecho cuando Armando le presta Isabel a Torre Nilsson para hacer "Setenta veces siete" fue la única vez que ella hizo algo diferente.Y no resultó. Se basaba en el libro de Dalmiro Sáenz, pero el guión lo agarró Beatriz Guido y lo arruinó. Todo lo que había de caliente en la historia desapareció. Esa película no se la pudieron vender a nadie. Un productor yugoslavo la compra, contrata una doble de cuerpo para hacer escenas eróticos, la estrena en Estados Unidos y es un éxito. Si la hubiera hecho Armando, hubiera sido otra historia.
MCI:Y finalmente, ¿que rol cumple su hijo Víctor Bo, en las películas?
RP: Es su alter-ego. Es el cuerpo que Armando hubiera querido tener eternamente. Incluso Víctor es más fornido que cuando él era joven: es el cuerpo masculino por excelencia. Cuando Víctor aparece en sus películas, Armando empieza a aparecer decrépito. Siempre en las historias tiene cáncer, o está en silla de ruedas, o muere. Antes de que su hijo apareciera en escena, aunque mayor, Armando continuaba siendo el galán. Después de la película que se llama casualmente "La mujer de mi padre", Armando se convierte en el cornudo, el disminuído, quien está en el final de su existencia.
Todo en su filmografía es absolutamente personal. Una vez le preguntaron qué iba a ser cuando Isabel estuviera vieja y no quisiera filmar más (en ese momento ya lo estaba). Y él le respondió, muy naturalmente "voy a dejar de filmar". MCI

Rodrigo Fernández nació en Buenos Aires el 9 de abril de1968. Licenciado en Letras (UBA), es Adscripto a la cátedra de Literatura del Siglo XX de la facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Fue guionista de historietas en las revistas El Tony, Nippur e Intervalo, y Jefe de redacción de la revista La Posta. Publicó las novelas Bésame mucho (Premio Bienal de Arte Joven 1991) y Estado de gracia ( 1997), y en coautoría con Denise Nagy, el ensayo autobiográfico De la mano de Dios a sus botines. Biografía pública de Diego Maradona (1994).

Denise Nagy nació en La Escondida (Chaco) el 9 de enero de 1963. Licenciada en letras (UBA) y Profesora de Técnicas de Estudio y Folklore (IDAF), es Adscripta a la cátedra de Literatura Medieval de la facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Vivió en Suiza, Hungría y la URSS entre 1987 y 1989, donde realizó trabajos de campo en estudios culturales. Publicó, en coautoría con Rodrigo Fernández el ensayo biográfico De la mano de Dios a sus botines. Biografía pública de Diego Maradona (1994).


Publicado originalmente en MCI - Megasitio de Cine Independiente (http://www.cineindependiente.com.ar/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada